Brasil en fuego político

By Marzo 15, 2016Blog, Noticias
Brazil protesta
El último fin de semana en Brasil fue una “locura democrática” de carácter histórico. Más de 2.5 millones de personas salieron a las calles en todo el país, con el único fin de protestar en contra el gobierno de la señora Dilma Rousseff y sus sucesivos casos de corrupción que llevaron a la economía más grande de Latinoamérica a una fuerte recesión económica, desempleo y riesgo inminente de default. El gobierno moralmente se acabó. En caso de impeachment de la presidente brasileña, lo que se considera muy probable, está saber lo que viene después.
La señora Rousseff tiene menos de 10% de aprobación. Básicamente es apoyada solo por los miembros de su partido PT, de origen sindical. Con la salida de Dilma, el país entraría en una fase sombría, de incertidumbre económica y de reconstrucción de las fuerzas políticas.
Eso significa que Brasil no será, al menos en el mediano plazo, un destino atractivo para los negocios, pues el ambiente interno y la seguridad jurídica estarán puestas en juego. Con la moneda local devaluada y con la probabilidad cada vez más alta de que sea elegido un republicano de línea dura en Estados Unidos, la atención mundial se volverá al hemisferio norte en los próximos años.
Lo positivo para Brasil, desde el punto de vista político, es que la democracia en el país está cada vez más consolidada. Después del fin de la dictadura militar en 1985, se han mantenido las elecciones libres y directas.
 En esta fase de consolidación democrática, lo único que quieren los brasileños es ética, moralidad y honestidad en todas las áreas, tanto publica como privada. Con tantos escándalos de corrupción, ¿cuanto tiempo será necesario?